Cuando volvamos a acudir a locales comerciales o de ocio, más de uno se preguntará si el distanciamiento social o la reducción del aforo son medidas suficientes para evitar contagios. ¿Cuánto tiempo permanece el virus en el aire en estos ambientes cerrados? Es difícil dar una respuesta inequívoca.

Conocemos con seguridad que el virus se transporta por el aire en forma de pequeñas gotas que expulsan las personas contagiadas a través del habla, la respiración, la tos y, por supuesto, los estornudos. “Las partículas que emitimos tienen un rango de tamaños muy amplio, las más grandes pesan más y se depositan antes, pero las más pequeñas permanecen en el aire y pueden transportarse a distancias más largas”, (Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua CSIC).

Tras un estornudo, las más pesadas caen rápidamente a una distancia de entre 1 y 2 m, pero otras quedan suspendidas y llegan a recorrer hasta 8m, según publica ‘The New England Journal of Medicine’.

La investigación publicada en ‘JAMA’ solo halló el virus en las habitaciones de enfermos en algunos casos, pero entre ellos estaban los ventiladores de salida de aire.

Las microgotas que salen del cuerpo humano pueden estar compuestas por saliva, sales, proteínas y llevar también SARS-CoV-2 y se comportan como cualquier otra partícula, pudiendo permanecer mucho tiempo en suspensión.

De esa forma, el coronavirus puede permanecer activo mientras forma parte de esas gotas que siguen en el aire. ¿Durante cuánto tiempo? Hasta tres horas, según otra investigación publicada en ‘The New England Journal of Medicine’, que posteriormente recibió críticas de algunos expertos, que ponían en duda la metodología y criticaban la escasez de datos que aportaba ese estudio. Todo depende de la concentración inicial del virus que tengas al inicio.

 

Precisamente, la influencia de la humedad o del calor en la supervivencia de SARS-CoV-2 aún no está bien aclarada, pero por lo que respecta a su dispersión en el aire no debería ser diferente a la de otros virus, ya que depende del comportamiento de las gotas en suspensión.

Por eso, detectar el virus en el aire puede ser una importante herramienta para luchar contra la pandemia.