Curso de Renovación de Prevención de la Legionelosis – Asturias

(10 horas)

Actualización de la formación dirigida a técnicos de mantenimiento, empresas implicadas en el tratamiento de la legionelosis, técnicos de calidad y personal de empresas privadas responsables del mantenimiento de torres de refrigeración y red de abastecimiento de agua.

  • Fechas: del 1 al 2 de octubre de 2014.
  • Lugar de impartición: Oviedo
  • información: 902 998 978 (PLAZAS LIMITADAS)

información

Publicado en Cursos | Deja un comentario

Curso de Mantenimiento Piscinas – Asturias

40 horas

Formación dirigida a técnicos de mantenimiento, empresas implicadas en el tratamiento de piscina de acuerdo con el D.140/2009 del Principado de Asturias.

  • Fechas: del 27 al 30 de octubre (parte teórica) y del 3 al 6 de noviembre  (parte práctica)
  • Lugar de impartición: Gijón
  • Información: 902 998 978 (PLAZAS LIMITADAS)

información

Publicado en Cursos | Deja un comentario

Curso de Prevención de la Legionelosis – Asturias

(25 horas)

Formación dirigida a técnicos de mantenimiento, empresas implicadas en el tratamiento de la legionelosis, técnicos de calidad y personal de empresas privadas responsables del mantenimiento de torres de refrigeración y red de abastecimiento de agua.

  • Fechas: del 29 de septiembre al 3 de octubre de 2014.
  • Lugar de impartición: Oviedo
  • información: 902 998 978 (PLAZAS LIMITADAS)

información

Publicado en Cursos | Deja un comentario

Crean un helado que cambia de color al lamerlo

helado-colores.LFG.JPGEl físico español, ingeniero, profesor y amante de los helados, Manuel Linares, ha conseguido una creación que hará las delicias de niños y mayores apasionados también por la crema helada: un helado que cambia de color cuando se lame.

 Linares, junto a un par de investigadores, trabajaron en un laboratorio para conseguir que, gracias a los cambios de temperatura y a los ácidos residentes en la boca humana, el helado cambie de color según se va comiendo. El protagonista de este experimento, con un sabor similar al tutti frutti, ha sido bautizado como “Xamaleón”

 Según el experto, que ha financiado el experimento con sus propios fondos, la fórmula -no desvelada- consigue que el helado, hecho completamente con productos naturales, cambie de azul claro al rosa y del rosa al morado, simplemente pasando la lengua por encima del mismo.

Fuente: MUY INTERESANTE

Publicado en Noticias | Deja un comentario

Publicado un Reglamento con los requisitos de la información a los consumidores sobre ausencia o presencia reducida de gluten en los alimentos

El Diario Oficial de la Unión Europea ha publicado el Reglamento de Ejecución (UE) nº 828/2014 de la Comisión de 30 de julio de 2014 relativo a los requisitos para la transmisión de información a los consumidores sobre la ausencia o la presencia reducida de gluten en los alimentos.

 Según este texto legal, la declaración sin gluten solo puede utilizarse cuando los alimentos, tal como se venden al consumidor final, no contengan más de 20 mg/kg de gluten.

En el caso de la mención muy bajo en gluten solo se podrá utilizarse cuando alimentos que consistan en trigo, centeno, cebada, avena o sus variedades híbridas, o que contengan uno o más ingredientes hechos a partir de estos cereales, que se hayan procesado específicamente para reducir su contenido de gluten, no contengan más de 100 mg/kg de gluten en el alimento tal como se vende al consumidor final.

Fuente: eurocarnedigital

Publicado en Noticias | Deja un comentario

Alargar la caducidad de los huevos elevaría las intoxicaciones por Salmonella en un 40%

La Agencia de la Seguridad Alimentaria Europea rechaza alargar la fecha de caducidad y recomienda mantener los huevos refrigerados para reducir el riesgo de intoxicación alimentaria

Alargar la fecha de consumo preferente y de caducidad de los huevos aumentaría el riesgo de intoxicación alimentaria por Salmonella, la bacteria responsable de las mayores intoxicaciones alimentarias con huevos en la Unión Europea, según el último informe de la Agencia de Seguridad Alimentaria Europea (EFSA).

La fecha de caducidad se utiliza para etiquetar productos microbiológicamente muy perecederos como la carne, el pescado o la fruta. Cuando la fecha indicada en el envase expira, consumir el producto puede suponer un peligro inminente para la salud. En cambio, el consumo preferente se utiliza para productos cuyo deterioro no entraña consecuencias tan evidentes. Sirve para elementos poco perecederos como el pan o la pasta. Pasada la fecha, el producto pierde propiedades como el sabor, la textura o el aroma.

En el caso de los huevos, la EFSA señala que si la fecha de caducidad se extiende de 21 a 28 días, el riesgo de intoxicación alimentaria se incrementa en un 40% para los huevos sin cocinar y en un 50% para los huevos poco cocinados. En el peor escenario, cuando la fecha de caducidad es de 42 días y la de consumo preferente es de 70, el riesgo es alrededor tres veces mayor que el actual tanto para los huevos sin cocinar como para los poco hechos.

«Si la salmonella está presente en el interior de los huevos se puede multiplicar más rápidamente a medida que la temperatura y el tiempo de almacenamiento aumentan», explica John Griffin, presidente del Panel de Riesgos Biológicos en declaraciones recogidas por la EFSA. «Sin embargo, cocinar bien los huevos reduce el riesgo de infección», añade.

Mantenerlos refrigerados

La solución es mantener los huevos refrigerados. Así, se reduce el riesgo de infecciones provocadas por almacenamientos prolongados. Sin embargo, si la fecha de caducidad y la de consumo preferente son extendidas más de tres semanas, el riesgo aumenta incluso en los sistemas de refrigeración de las tiendas.

Evitar el desperdicio

El informe fue solicitado por la Comisión Europea para ayudar a informar de futuros cambios en la fecha de los huevos y evitar sobre todo el desperdicio de alimentos. La confusión de los consumidores sobre el significado de la fecha en el etiquetado ha provocado el problema del desecho.

Los programas de control de la salmonella en la Unión Europea han llevado a una disminución de los casos de intoxicación alimentaria en humanos en los últimos años. La salmonella en aves de corral también ha disminuido de manera significativa, especialmente en las gallinas ponedoras. Esta disminución es precisamente lo que ha permitido que la infección en casos humanos se reduzca

Fuente: ABC

Publicado en Noticias | Deja un comentario

Los expertos aconsejan extremar la precaución para evitar intoxicaciones

La época estival concentra mayores peligros de padecer una posible intoxicación alimentaria debido a las altas temperaturas y la humedad, tanto dentro como fuera de casa

Las intoxicaciones alimentarias son uno de los riesgos más comunes en época estival ya que, según los expertos, durante este periodo se concentran de manera mayoritaria. El aumento de temperatura y de humedad son algunos de los factores que permiten que estas intoxicaciones proliferen tanto en casa como fuera. Y es que, según el doctor Adolfo Alonso, médico de familia, el calor favorece que «en ocasiones se rompa la cadena de conservación de los alimentos, favoreciendo el crecimiento de gérmenes, bacterias o virus». Entre estos, destacan los huevos, mayonesas y salsas, pescados o mariscos, que por su delicadeza requieren unas condiciones térmicas concretas y rigurosas para su correcta conservación.
Vómitos o diarrea son los síntomas más comunes de una intoxicación alimentaria, originados por la necesidad del aparato digestivo de rechazar el alimento en mal estado «ya que no lo puede digerir correctamente, no lo tolera, y debe expulsarlo», recalca el experto. En este cuadro común de intoxicación, que se puede considerar como una típica gastroenteritis, los primeros cuidados deben dirigirse a evitar la deshidratación del afectado con bebidas alcalinas, tales como agua con una pizca de bicarbonato, azúcar, sal o limón, con el objetivo de recuperar los minerales perdidos, y realizar una dieta estricta, sin la ingesta de ningún alimento, durante 12 ó 24 horas; en los siguientes días, explica Alonso, se debe introducir una dieta blanda evitando los lácteos. «Los derivados de la leche no son malos, pero su gran cantidad de nutrientes hace que el tubo digestivo tenga que trabajar más, para lo que seguramente aún no esté preparado».
Caso aparte merece el tratamiento de una intoxicación alimentaria en grupos de riesgo como menores o ancianos, donde la posibilidad de deshidratación aumenta. «Son colectivos que en muchas ocasiones no cuentan correctamente los síntomas, por lo que hay que estar muy pendientes de su estado general, si vemos que, como decimos comúnmente, están malitos o no se encuentran bien». De hecho, si aparecen otros síntomas como fiebre o intolerancia total a los líquidos, se puede estar sufriendo una intoxicación más grave «y hay que pensar en ir al médico de cabecera o a urgencias», apunta Alonso.
El doctor recuerda también que hay pacientes inmuno-deprimidos, lo que coloquialmente se define como ‘con las defensas bajas’, que deben mostrar especial cuidado ante la aparición de cualquiera de las señales de una intoxicación alimentaria; en este grupo se incluyen aquellas personas que tengan un tratamiento crónico, hayan salido de procesos médicos u operaciones, estén poli-medicados e, incluso, los bebés «porque aunque estén sanos, aún no han desarrollado correctamente sus defensas». Especial cuidado deben tener también aquellos que viajen o hayan viajado a países tropicales o en vías de desarrollo. «Aquí abordamos la intoxicación de forma conservadora, sin medicamentos, pero la salud pública es diferente en cada país, y también el riesgo, por lo que las personas que vayan a viajar a países de estas características deben tener en cuenta que ante un cuadro de estas características deberán tomar antibióticos».
Para evitar la intoxicación por alimentos, recalca el doctor Adolfo Alonso, es necesario seguir una serie de pautas y medidas preventivas que se deben iniciar con un buen mantenimiento de los alimentos perecederos, con una correcta refrigeración y su posterior manipulación, extremando la higiene en la cocina. «Es  aconsejable lavar las verduras y frutas, evitar alimentos sensibles y preparados como mayonesas o salsas». Rutinas sencillas que facilitarán que las comidas de verano, además de refrescantes, sean saludables y sin riesgos.

 Fuente: La Tribuna de Ciudad Real

Publicado en Noticias | Deja un comentario