Los expertos aconsejan extremar la precaución para evitar intoxicaciones

La época estival concentra mayores peligros de padecer una posible intoxicación alimentaria debido a las altas temperaturas y la humedad, tanto dentro como fuera de casa

Las intoxicaciones alimentarias son uno de los riesgos más comunes en época estival ya que, según los expertos, durante este periodo se concentran de manera mayoritaria. El aumento de temperatura y de humedad son algunos de los factores que permiten que estas intoxicaciones proliferen tanto en casa como fuera. Y es que, según el doctor Adolfo Alonso, médico de familia, el calor favorece que «en ocasiones se rompa la cadena de conservación de los alimentos, favoreciendo el crecimiento de gérmenes, bacterias o virus». Entre estos, destacan los huevos, mayonesas y salsas, pescados o mariscos, que por su delicadeza requieren unas condiciones térmicas concretas y rigurosas para su correcta conservación.
Vómitos o diarrea son los síntomas más comunes de una intoxicación alimentaria, originados por la necesidad del aparato digestivo de rechazar el alimento en mal estado «ya que no lo puede digerir correctamente, no lo tolera, y debe expulsarlo», recalca el experto. En este cuadro común de intoxicación, que se puede considerar como una típica gastroenteritis, los primeros cuidados deben dirigirse a evitar la deshidratación del afectado con bebidas alcalinas, tales como agua con una pizca de bicarbonato, azúcar, sal o limón, con el objetivo de recuperar los minerales perdidos, y realizar una dieta estricta, sin la ingesta de ningún alimento, durante 12 ó 24 horas; en los siguientes días, explica Alonso, se debe introducir una dieta blanda evitando los lácteos. «Los derivados de la leche no son malos, pero su gran cantidad de nutrientes hace que el tubo digestivo tenga que trabajar más, para lo que seguramente aún no esté preparado».
Caso aparte merece el tratamiento de una intoxicación alimentaria en grupos de riesgo como menores o ancianos, donde la posibilidad de deshidratación aumenta. «Son colectivos que en muchas ocasiones no cuentan correctamente los síntomas, por lo que hay que estar muy pendientes de su estado general, si vemos que, como decimos comúnmente, están malitos o no se encuentran bien». De hecho, si aparecen otros síntomas como fiebre o intolerancia total a los líquidos, se puede estar sufriendo una intoxicación más grave «y hay que pensar en ir al médico de cabecera o a urgencias», apunta Alonso.
El doctor recuerda también que hay pacientes inmuno-deprimidos, lo que coloquialmente se define como ‘con las defensas bajas’, que deben mostrar especial cuidado ante la aparición de cualquiera de las señales de una intoxicación alimentaria; en este grupo se incluyen aquellas personas que tengan un tratamiento crónico, hayan salido de procesos médicos u operaciones, estén poli-medicados e, incluso, los bebés «porque aunque estén sanos, aún no han desarrollado correctamente sus defensas». Especial cuidado deben tener también aquellos que viajen o hayan viajado a países tropicales o en vías de desarrollo. «Aquí abordamos la intoxicación de forma conservadora, sin medicamentos, pero la salud pública es diferente en cada país, y también el riesgo, por lo que las personas que vayan a viajar a países de estas características deben tener en cuenta que ante un cuadro de estas características deberán tomar antibióticos».
Para evitar la intoxicación por alimentos, recalca el doctor Adolfo Alonso, es necesario seguir una serie de pautas y medidas preventivas que se deben iniciar con un buen mantenimiento de los alimentos perecederos, con una correcta refrigeración y su posterior manipulación, extremando la higiene en la cocina. «Es  aconsejable lavar las verduras y frutas, evitar alimentos sensibles y preparados como mayonesas o salsas». Rutinas sencillas que facilitarán que las comidas de verano, además de refrescantes, sean saludables y sin riesgos.

 Fuente: La Tribuna de Ciudad Real

Publicado en Noticias | Deja un comentario

¿Cómo fue la vida de la gallina que ha puesto este huevo?

HUEVOPuede pasar desapercibido por las prisas con las que muchos cocinamos, pero está ahí. Marcados con tinta, según una directiva de la Unión Europea, todos los huevos de gallina producidos en la zona han de llevar un código de números y letras que identifica la procedencia y la calidad de la crianza de la ponedora. Se trata de una especie de matrícula a la que se debe prestar atención a la hora de hacer la compra.

El primer dígito indica las condiciones alimentarias y ambientales en las que fue criada la gallina

Básicamente, el código identificativo tiene tres partes: un número que varía entre el 0 y el 3, dos letras aparentemente aleatorias y una serie de cifras que puede variar en función de la procedencia del ejemplar.

El primer número indica el grado de felicidad en el que fue criada la gallina cuyo huevo compra usted:

  • Un 3 indica que el animal vivió en una jaula individual sin libertad de movimientos, para facilitar la recogida del huevo.
  • Un 2 significa que la gallina en cuestión ha tenido un gallinero en el que moverse libremente y que cuenta con zonas de descanso.
  • Un 1 nos dice que, además de tener su gallinero, también tiene un corral al aire libre en el que poder juguetear y darse baños de arena.
  • Finalmente, los huevos de las gallinas más afortunadas serán etiquetados con un 0, indicando que además de tener su gallinero y su corral al aire libre, las aves han sido alimentadas con pienso ecológico.

El resto de la matrícula indica la procedencia del huevo en cuestión: dos letras identifican el país del que viene y los siguientes dígitos señalan la provincia, el municipio y la granja concreta de la que ha salido el huevo.

Es decir, si usted está preparando una tortilla y lee, en el huevo cuya cáscara acaba de romper, el código 0ES16023025, significa que es un ejemplar puesto por una gallina alimentada con pienso ecológico y criada en un gallinero con un corral al aire libre (así lo indica el 0), procedente de España (ES), concretamente del municipio conquense (16) de Chillarón (023), de la granja ecológica Valera Bonilla (la granja número 025 en la provincia de Cuenca).

Fuente: El Pais

 

Publicado en Noticias | Deja un comentario

¡ 10 años en conycal!

En este mes de julio felicitamos a nuestra compañera Laura Manilla que cumple 10 años trabajando con nosotros en conycal.

IMG_20140704_132232

¡Muchas Felicidades!

Publicado en Noticias | Deja un comentario

¿Por qué comer melón me produce irritación de garganta?

Suele ser una reacción alérgica que se produce también al tomar melocotones, uvas y ciruelas

propiedades-del-melonLo más habitual es que este tipo de irritación se produzca por alergia a las profilinas, una proteína presente tanto en pólenes, como en el látex y en determinado tipo de frutas, entre las que se encuentra el melón. Entre un 40% y un 50% de las personas alérgicas al polen de gramíneas y abedul, pueden verse afectadas por este tipo de irritación al comer melón porque comparten estas profilinas. Ingeridas, producen picor en la boca, los labios, la lengua y la garganta. También pueden llegar a provocar un leve edema –denominado Síndrome de Alergia Oral–. Estos síntomas aparecen de forma inmediata, antes de los 15 minutos de la ingestión del alimento, suelen ser de intensidad leve y desaparecen a los pocos minutos de su inicio.

El melón no es la única fruta que puede llegar originar alguna reacción alérgica a las personas sensibles a las profilinas: también es habitual que les ocurra cuando toman sandía, piña, lychi, melocotón, ciruela, uvas o kiwi. E incluso hortalizas –apio o pepino son las más habituales– o frutos secos como el cacahuete. Este tipo de alergia no suele provocar síntomas gastrointestinales. Si las personas con sensibilidad a las profilinas no quieren prescindir de estos productos en su dieta, una opción recomendable es no tomarlos crudos, sino cocinados o procesados, bien como yogures, helados, zumos o mermeladas. De cualquier modo, conviene añadir que la mayoría de las alergias a alimentos desaparecen con el paso del tiempo.

Publicado en Noticias | Deja un comentario

¿Sabes qué es el trash cooking?

trash-cooking-01La innovación gastronómica mira a la cocina tradicional para aprovechar al máximo los alimentos y ahorrar dinero

Aprovecharlo todo. Ese podría ser el lema del trash cooking, una tendencia gastronómica que, pese a su novedoso nombre anglosajón, mira a la cocina más tradicional e ingeniosa, surgida en los tiempos de crisis. La traducción más ajustada de trash cooking es “cocinar con basura”, aunque la expresión tiene un significado menos literal y más profundo. Se trata de sacarle el máximo partido a todos los alimentos y utilizar en la cocina todo lo que, en principio, descartaríamos, desde los tallos de las acelgas hasta las tripas del bacalao. El siguiente artículo explica en qué consiste esta corriente gastronómica y ofrece ejemplos concretos para ponerla en práctica.

Trash cooking, un antiguo secreto renovado

En la cocina humilde siempre ha habido un gran interés por hacer rendir al máximo los ingredientes y los alimentos. Algún dicho popular -como el que señala que “del cerdo se aprovechan hasta los andares”- refleja muy bien esta inquietud, basada en la necesidad. Esta actitud en la cocina ha alimentado con éxito a muchas generaciones en las épocas más duras, pero en los años de abundancia y bienestar, se ha cocinado de espaldas a ella. Desde las verduras hasta las carnes, los avances económicos (y gastronómicos) nos han conducido por el terreno de la comodidad, de los productos ya limpios, cortados y fileteados, que se presentan en prácticas bolsas e impecables bandejas.

Se pueden comprar bases de ensaladas frescas, hortalizas ya peladas y cortadas o ralladas, piezas de carne ya preparadas para cocinar. Todo es práctico, rápido, limpio… y más caro. La comodidad tiene un precio, y no solo es el que marca la etiqueta del producto, sino también lo que dejamos de aprovechar cuando adquirimos el alimento entero, desde las espinas del pescado o la carcasa del pollo, hasta las hojas de los nabos. El trash cooking ofrece varias ideas para ahorrar dinero en la compra y, también, en la cocina, sacándole el mayor rendimiento posible a los llamados “desperdicios”.

Trash cooking con frutas y verduras

Muchas veces se tiran partes de los vegetales que son comestibles y sí se pueden aprovechar. Estas son algunas sugerencias:

  • La peladura de los calabacines. Bien lavada, se corta en finas tiras que se saltean con un poco de ajo, aceite de oliva y sal para acompañar y decorar platos de pescado. También se puede mezclarlas en un salteado o degustarlas en crudo, como guarnición de una vinagreta con verduras y unos trocitos de manzana.
  • Los tallos de acelgas y espinacas (la parte más gruesa de las coles) se pueden lavar bien, retirar restos de tierra y cocerse en agua hirviendo en una cazuela con sal y unas gotas de limón para que no ennegrezcan durante la cocción. Después, refrescamos en agua con hielo y aliñamos con aceite de oliva, sal y unas escamas de pimentón, como entrante o acompañamiento de ensaladas.
  • Las cáscaras de cítricos, bien lavadas, son muy útiles para caramelizar, deshidratar y aromatizar azúcar, o también para añadir notas de sabor y aroma a un aceite de oliva o un vinagre suave de vino.
  • El corazón de la piña, que en crudo es leñoso, cuando se cocina en finas rodajas adquiere una textura más blanda y más jugosa, idónea para acompañar ensaladas agridulces o elaborar platos de pasta y de arroz con un toque exótico.
  • Las hojas de nabos, también llamados cachelos, es un ejemplo de este empleo de productos de desecho. Son muy utilizadas en la cocina gallega como ingrediente de sus potes, cocidos con patatas y cocidos de garbanzos.
  • Las peladuras de la patata nueva, bien limpias de restos de tierra, se pueden freír en abundante aceite caliente, de manera que obtendremos unas originales patatas chips.

Trash cooking con carnes, aves y pescados

Con las carcasas, huesos, espinas y pieles -siempre bien limpios- se pueden elaborar sabrosos y nutritivos caldos, tanto de aves y carne, como de pescado, para utilizar en sopas, o dar sabor y textura a las salsas. Pero todos estos elementos también tienen otros usos culinarios, algunos, con más glamour.

  • Las pieles de las aves podemos prepararlas en una tempura ligera y freírlas, de manera que queden crujientes como unas cortezas, idóneas para acompañar un aperitivo.
  • La piel de las aves y del cerdo se pueden tostar y triturar. De esa manera se obtiene un polvo aromático para mezclar en ensaladas o con pan rallado. Si se utiliza este pan rallado en unas croquetas o un filete, dará un punto muy original.
  • Los restos de carne pegados al hueso, o de difícil acceso, también se pueden usar. Con paciencia (y un buen cuchillo), sacamos esos trocitos menos bonitos, los cortamos a cuchillo finamente y elaboramos con ellos un salteado de carne. Este salteado podemos aprovecharlo en un arroz, o para rellenar unos pimientos o una lasaña.
  • Las vísceras y casquería, que para las personas más jóvenes son un desperdicio, ofrecen muchas posibilidades en la cocina y ocupan un lugar muy destacado en el recetario tradicional español. Platos como sangre frita, hígado encebollado, asadurilla o morcillas son ejemplos del aprovechamiento máximo de un animal. En esta misma línea, se pueden utilizar los morros, la lengua y hasta la cabeza de cordero asado, con los sesos incluidos.
  • Las crestas de los gallos y gallinas son un manjar gelatinoso. Una vez confitadas, quedan deliciosas cuando se acompañan de una suave salsa de trufa. Asimismo, los higadillos de las aves son muy útiles para elaborar patés caseros, mientras que la sangre de animales de caza y de aves es un ingrediente fundamental de los guisos de carne, como los salmis de becada, en los que se usa al final para ligar la salsa.
  • Con las espinas y la cabeza del pescado se puede preparar un caldo, o fumet, que después utilizaremos en la elaboración de sopas y salsas. Y la kokotxa de ciertos pescados, que se sitúa en la parte de la papada, se emplea como cotizado entremés, ya sea en salsa o frita.
  • La espina de los pescados pequeños, como las anchoas y las sardinillas, bien limpia y frita en abundante aceite de oliva, se utiliza como crujiente tapa y decoración de platos.
  • Las huevas de pescado también se usan, una vez cocidas, tanto cortadas en lonchas como fritas (o asadas) con un refrito de ajo, aceite de oliva y limón.
  • Las tripas del bacalao, desaladas y cortadas en finas tiras, se fríen como si fuesen cortezas hasta que adquieran una textura crujiente, y se emplean como divertido snack.

Fuente: www.consumer.es

Publicado en Noticias | Deja un comentario

Se publica la nueva Norma de Calidad de Derivados Cárnicos

image_galleryEl BOE ha publicado el Real Decreto 474/2014 por el que se aprueba la norma de calidad de derivados cárnicos que actualiza y simplifica la legislación anterior. Esta nueva Norma es un ejercicio de síntesis y recopilación de los distintos productos cárnicos que se producen en España.  Con ella se facilita la competencia entre las industrias y demás operadores del mercado, se establece una categorización de productos por cualidades y calidades o categorías que los haga comparables y garantiza que los consumidores adquieran productos de calidad perfectamente caracterizados, mejorando la información que reciben y sus denominaciones de venta.

 La Norma fija la situación para los Derivados Cárnicos en función del tratamiento a los que han sido sometidos, así como los factores de composición y calidad, el etiquetado y, en particular, el marcado e identificación de jamones y paletas para el control del período de elaboración, el autocontrol y la trazabilidad, y un anexo I con las características físico-químicas que deben cumplir.

Con esta simplificación se avanza en el objetivo de favorecer la unidad de mercado y la eliminación de obstáculos al desarrollo de la actividad económica, en un sector tan importante en España como es el de la industria cárnica. Asimismo, se ha adaptado la nueva regulación a la normativa comunitaria aplicable, de carácter horizontal.

 Caracterización en función del tratamiento

La norma caracteriza los derivados cárnicos, en una primera tipificación,  en función de si son tratados por el calor o no. En el primer grupo los productos se agrupan en función de la intensidad del tratamiento térmico aplicado; en el segundo se clasifican según el tipo concreto de tratamiento aplicado: curado-maduración, oreado, marinado-adobado, salmuerizado, incluidos otros derivados cárnicos que no han sido sometidos a tratamiento.
Clasificación de los derivados cárnicos

Se define con mayor grado de detalle determinados productos, como el chorizo, el salchichón y otros, que son más importantes dentro de la producción nacional de derivados cárnicos. El texto incorpora los ingredientes esenciales y facultativos que pueden incorporar los derivados cárnicos, así como las características físico-químicas básicas y que determinan su calidad, que han de cumplir los productos más emblemáticos de la industria de derivados cárnicos.

Denominación de venta de los productos

Incluye una relación, no exhaustiva ni limitativa, de productos tradicionales y denominaciones consagradas por el uso de la gran variedad de productos que se elaboran en la industria cárnica en España, con una descripción básica de la composición y el tratamiento a que es sometido cada uno de ellos.

Mejoras de la nueva norma de Derivados Cárnicos:

  • Facilitará la competencia entre las industrias y demás operadores del mercado, estableciendo una categorización de productos por cualidades y calidades o categorías que los haga comparables, evitando así prácticas que supongan competencia desleal.
  • También promoverá la innovación y desarrollo de nuevos derivados cárnicos, como por ejemplo los procedentes de carne de ave que hasta el momento no contaban con una regulación específica, y cuyo consumo está  ampliamente extendido hoy en día entre la población.
  • Garantizará que los consumidores adquieren productos de calidad y perfectamente caracterizados; y mejorará la información que reciben, clarificando las denominaciones de venta y proporcionando mayor y mejor información en el etiquetado.
  • Permitirá actualizar las características físico-químicas aplicables a determinados productos cárnicos, contribuyendo así a mejorar la capacidad de la industria para adaptarse a las nuevas necesidades del mercado. 

Con ella se actualiza el marco normativo que en algunos casos tenía más de 30 años. El Real Decreto entrará en vigor a partir del día 19 de junio.

Fuente:ainia

Publicado en Noticias | Deja un comentario

¡10 años en conycal!

En este mes de junio felicitamos a nuestra compañera María López que cumple 10 años trabajando con nosotros en conycal.

Foto0254

¡Muchas Felicidades!

 

Publicado en Noticias | Deja un comentario